· Camino de Santiago (frances) – Diario de un bicigrino solitario (III/V)

 

P1000116

Desde León … Cruz de Hierro … Ponferrada … Villafranca del Bierzo … O Cebreiro … hasta Triacastela

JUEVES, 19 DE JUNIO DE 2008

León  >  Rabanal del Camino   (69 kms.)

No logro dormir bien por las noches.  Entre el Camino y el perro, la cabeza no me para. Y encima, no pienso avisar a Loli de que le llegará un perro por mensajero, no sé si podré resistir sin contárselo  ¡ que nervios ¡  y que ilusión.

Son algo más de la 8 de la mañana y ya estoy en ruta. Las salidas de las ciudades son desagradables y complicadas. Hace freso y el día promete. La etapa es fácil y plana, discurre por el páramo leonés. El paisaje no es muy atractivo. El camino paralelo junto a la carretera. Pueblos y más pueblos, sin ningún encanto, La Virgen del Camino, Villadangos del Páramo, San Martín del Camino, …. hasta llegar a Puente de Orbigo, célebre por su puente de origen romano y por la leyenda del “paso honroso” (un rollo). No lo contaré.

a (285)

Puente de Orbigo y su famoso Paso Honroso

A partir de aquí, el paisaje es más ondulado, ya se divisan los Montes de León y detrás la comarca del Bierzo.

a (286)

Santiváñez de Valdeiglesias, famoso por sus puertas y ventanas azules

Arribo a Astorga, ciudad monumental, con el Palacio Episcopal, obra de Gaudí, hoy museo de los Caminos. No pude visitarlo, cerraron cuando iba a entrar. También tiene mención especial, la catedral. Tardaron 300 años en construirla, menos que la Sagrada Familia.

a (291)

Museo de los Caminos, obra modernista de Gaudí

a (295)

Los guardianes de mi bicicleta

a (297)

Puerta principal de la Catedral de Astorga

Paro a comerme un sandwich de jamón, queso y huevo frito. Y pa lante.

A partir de aquí y hasta Rabanal del Camino, todo es subida, pero suave.

a (304)

Pintoresco pueblo el de Castrillo de los Polvazares

Me desvío provisionalmente de la ruta, para visitar Castrillo de los Polvazares. Encantador y muy rústico, ha valido la pena. Tengo una larga e interesante conversación con el chofer de un autocar de turistas ingleses, está esperando que vuelvan. Chofer con mucha experiencia. Ha llevado a gente de infinidad de países, pero a los que nunca olvidará es a los judíos, americanos, rusos ó israelitas. Son lo peor que hay, son poseedores de la verdad, comen como cerdos en el autocar, lo que se llevan del buffete del desayuno. En fín, el hombre lo tiene muy claro.

Retomo el Camino y pa  lante. Paso por Sta. Catalina de Somoza y El Ganso, aquí me vuelvo a encontrar con una pareja joven que va en bici, de los que no saludan. Al final, deciden saludar y conversar. Son de la provincia de Lérida, me tenían clichado como el de la “Klein”. También partieron de Roncesvalles, antes que yo. Fuimos juntos durante varios kms. pero al final nos despedimos, llevaban un ritmo más lento que yo.

a (314)

Rabanal del Camino

Llego a Rabanal, donde tengo habitación reservada en Posada El Tesín. Cerveza y a la ducha. Paseo por las calles del pequeño pueblo de 60 habitantes, pero con 4 albergues.

Son las 8 y media de la tarde y me iré a cenar en la misma posada. Luego a dormir (¿¿¿¿¿)

a (318)

Posada El Tesín, en Rabanal del Camino

 

VIERNES, 20 DE JUNIO DE 2008

Rabanal del Camino  >  Vega de Valcarce  (80 kms.)

Esta noche he dormido como un lirón. Profundamente.

Alrededor de las 9 h., después de desayunar en mi Posada, me despido e inicio la etapa de hoy. Empieza subiendo, cada vez más, hasta la Cruz de Hierro, techo del Camino, con 1.500 m. de altitud. Un matrimonio italiano, con dos niñatos de unos 7 u 8 años, todos con sendas bicicletas, con su carga correspondiente, inician al mismo tiempo que yo, la subida a La Cruz de Hierro. Empezaron el Camino en León. Dignos de admirar, pero no creo que logren llegar a Santiago.

El primer pueblo que paso es Foncebadon, abandonado hace varios años y que hoy, gracias al paso de los peregrinos, se ha repoblado. La subida es durilla. Noto el peso de las alforjas.

a (321)

Foncebadón en plena subida a la Cruz de Hierro

Al fin alcanzo la Cruz de Hierro. El paisaje es alucinante, igual que el día. Llamo a Loli y juntos decimos un deseo, al mismo tiempo, de espaldas a la Cruz, tiro la piedra que traía expresamente de Seva para esta ocasión. Es una tradición.

a (326)

Al fondo la Cruz de Hierro. Se llega por carretera y por camino de tierra

P1000105

La Cruz es el punto más alto del Camino (1.500 m.)

a (329)

Depositar una piedra traída desde tu origen o un objeto querido, en la base de la Cruz, forma parte del ritual y simboliza el perdón de tus pecados y tu protección hasta el final del Camino

¡ Percance ¡  veo llegar a la familia italiana, a pié, a la bici del padre, se le ha roto la llanta. Los ayudo a localizar un mecánico. Se quedan esperándolo.

a (338)

Empezamos a descender por carretera. Descenso peligroso por las fuertes rampas

 

P1000116

Montes de León. Al fondo se divisa Ponferrada

a (334)

El famoso chiringuito de Tomás “El Ultimo Templario”

Inicio un vertiginoso y espectacular descenso hacia Molinaseca, deteniéndome un rato en el chiringuito que tiene montado el famoso Tomas  “ El Ultimo Templario”. Es todo un personaje. Bajando de nuevo, atravieso un bello pueblo El Acebo, primer pueblo del Bierzo.

a (346)

El Acebo, pueblo típico de la montaña leonesa

Llego al final del descenso, en Molinaseca, hago una parada y como algo para reponer fuerzas.

a (347)

Molinaseca, fin del largo descenso

Sigo de nuevo en bajada hasta Ponferrada. El calor arrecia. Sello en el albergue y visito la ciudad, con su famoso Castillo del Temple. Continuo por la calle del Reloj, hasta la Plaza del Ayuntamiento, aquí aparco mi bicicleta en la terraza de un bar y me como un bocata, café, orujo y purito. Se estaba de muerte, fresquito y tranquilo.

a (352)

Ponferrada, el Castillo del Temple

a (355)

Famosa calle del Reloj, en Ponferrada

Prosigo mi camino hacia Villafranca del Bierzo, pasando por Cacabelos, donde sello en el albergue. Allí, uno de Murcia está armando follón. Intenta reservar para dormir él y sus 4 hijos, que dice que llegarán más tarde, pero la recepcionista sólo le permite dar cama para él y uno más. Solo se puede coger plaza, estando presente. No sé como acabó.

a (356)

Iglesia de Santiago de Villafranca del Bierzo Templo románico del año 1186, de una sola nave y con la magnífica portada del PerdónI

a (357)

Puerta del Perdón. Aquel peregrino que por motivos de enfermedad no pudiera continuar viaje hacia Compostela, si traspasa el umbral de esta puerta, y toma la comunión arrollidado en sus gradas, recibirá aqui en esta iglesia, los mismos privilegios y “perdonanzas” que si hubiese arribado a la ciudad Santa de Galicia.

Sigamos. Más adelante alcanzo a dos bicigrinos, hablamos un rato y me despido de ellos, dejándolos atrás….. pero… al cabo de un rato me doy cuenta que uno de ellos se ha picado e intenta alcanzarme, dejando a su compañero atrás. Que capullo. Arrecio un poco la marcha y allí se queda. Ja.

a (358)

Castillo de Villafranca, hoy propiedad particular

Al llegar a Villafranca, sello en el albergue y hago algunas fotos. Me tomo un cervezón y descanso. Busco donde dormir, pero es una ciudad cara. Dormir no baja de los 40 €. Decido seguir hasta Vega de Valcarce, donde, por si las moscas, ya tenía reservada habitación en Pensión Fernández.

El trayecto se me hace duro. Estoy cansado, acalorado y sediento.

La pensión es muy sencilla y el baño está en el pasillo. Pero ya vale.

Ducha, aseo, cremas por aquí y por allá. Saldo a dar una vuelta, tomo una cerveza y entro a cenar donde me aconsejó el de la pensión. Estupenda cena rodeado de peregrinos. Sopa de verduras (repetí 3 veces), conejo al ajillo y un flan. Me encuentro solo. Rápido a la pensión.

Me dispongo a escribir y luego a dormir, tengo que recuperar fuerzas. Mañana me espera un gran esfuerzo, la larga subida a O Cebreiro, primer pueblo de mi entrañable Galicia. Bona nit a tots.

 

SABADO, 21 DE JUNIO DE 2008

Vega de Valcarce  >  Triacastela   (35 kms.)

Reconfortante sueño el de esta noche. Parezco haber resucitado. La verdad, ayer, estaba muy desfallecido. Me organizo y desayuno. En marcha  ¡ ar ¡

a (370)

Primeras rampas hacia O Cebreiro

La subida a O Cebreiro es la más agotadora del Camino. Ya la conozco. La última vez la hice “toda” por camino. Una burrada, casi nadie lo hace, ni los que van a pié. Hoy la realizaré por carretera, que no deja de ser un camino asfaltado. Me desvío antes de llegar a Faba. Es aquí donde ciclistas y caminantes se separan. El ascenso es fuerte y constante. En Laguna de Castilla, último pueblo de León y Castilla, hago un receso y como fruta. Paso a dos ciclistas que iban arrastrando, literalmente, la bici. Me dan ánimos. Más adelante volví a encontrarlos en O Cebreiro y en Triacastela, donde intercambiamos varios comentarios sobre la jornada. Son de Madrid y seguían hasta Sarria.

a (371)

Laguna de Castilla, última población de León

¡ Al fin, llegada a O Cebreiro ¡, ya estoy en Galicia. Llegar aquí es una gozada. El paisaje que has dejado atrás, se puede observar divinamente desde aquí. Unas cuantas fotos, cervecita y sigamos. Es sábado, hay mucha gente, se nota que muchos peregrinos inician aquí su travesía. Sobretodo ciclistas.

a (376)

Ya estamos en Galicia

 

a (387)

A vuestra salud !

a (379)

O Cebreiro, primer pueblo gallego en el Camino

En el Alto del Piojo, hay un monumento al peregrino, unos jóvenes bicigrinos catalanes me hacen una foto. Charlamos y seguimos juntos el Camino. Más adelante nos despedimos. Ellos por la carrtera y yo por el Camino, hacia Triacastela, según la guía, es un hermoso tramo con una bella panorámica.

a (388)

Monumento al peregrino en el Alto del Piojo

a (390)

Descendemos hacia las tierras de Galicia

Y así es, ya empezamos a discurrir por las fascinantes sendas y corredoiras gallegas. Esto sí es el Camino. Me fascina Galicia. Como un bocata en Biduedo y me fotografío en su antigua ermita, donde hay un mojón que indica 136,5 kms. hasta Santiago. Ya falta menos.

a (389)

Ermita de San Pedro en Biduedo

De nuevo en el descenso hasta llegar a Triacastela. Inmortalizo mi bici, bajo el famoso castaño centenario. Habitación reservada en Hostal Vilasante, con baño en el pasillo, ¡ está en el 3er piso ¡  , son 18 €. Colada y aseo.

a (394)

El famoso castaño centenario de Triacastela

Hago amistad con el dueño que tiene la mujer sorda, debido a un tumor cerebral causado por la meningitis. Me hace probar un pan casero de centeno, más oscuro que el carbón….  ¡ Exxx ¡    Ahora sólo tienen habitaciones para dormir, pero finales de este mes, inauguran una ampliación de la casa, donde harán comidas, al igual que antaño.

a (397)

Iglesia de Santiago de Triacastela

Tranquila visita por el pueblo, organizo el trayecto de mañana. Hablo con Lolita, mi entrañable y muy parte de mí, Loli.  ¡ que suerte me ha ofrecido la vida ¡  la quiero y la añoro. No quiero seguir, ya me entra “morriña”.

Otra vez con el hostalero, me invita a cerveza “del Bierzo”.

Plasmo todo lo dicho en este diario y luego me voy a dar de comer al cuerpo que, se está portando fenomenalmente. Luego a la cama que hoy tengo tele en la habitación. Un lujazo. Son las 20,30 h. Hasta mañana. Bon apetit.

 

Siguiente capítulo  (IV/V)

Un pensamiento en “· Camino de Santiago (frances) – Diario de un bicigrino solitario (III/V)

  1. Pingback: · Camino de Santiago (frances) – Diario de un bicigrino solitario (II/V) | photocinto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: